Lo más grandioso que se puede preparar en el niño es que en los momentos oportunos de la vida, a través de la comprensión de sí mismo, se produzca la experiencia de la libertad.

 

Rudolf Steiner (1861-1925)

Docencia > Género
ciencia espiritual, no género, LGBTQ, disforia de género, sentimiento de belleza, aceptación y protección, explícito e implícito, identidad de género, cuidado físico e higiene, firmeza de alma, sentido de totalidad
Por: Jack Palmer, enero 2020, Publicado por primera vez en el Boletín de Investigación Otoño/Invierno 2018 #23 Vol. 2

Comprendiendo y educando a la juventud transgénero en la Escuela Waldorf


El tratamiento apropiado y los derechos de la comunidad transgénero se han convertido recientemente en un tema de mucha atención y controversia. También se ha prestado especial atención a los jóvenes transgéneros y a sus derechos y tratamiento dentro del sistema escolar. Hay discusiones sobre qué equipos deportivos, vestuarios, baños, pronombres y nombres tienen derecho a usar estos niños. Además de estas preocupaciones prácticas y materialistas, están las cuestiones de moralidad e ideología: ¿debe aceptarse y respetarse la condición de transgénero, o es un signo de disfunción psicológica, que debe ser descartado o erradicado? Este ensayo pretende abordar la cuestión transgénero en dos frentes: primero, ¿cómo puede la ciencia espiritual guiar nuestro pensamiento en lo que respecta al género, el espectro de género y los individuos transgénero? segundo, ¿cómo pueden estas percepciones informar nuestras prácticas educativas en las escuelas Waldorf?

El género a través de la lente de la ciencia espiritual

El concepto de género humano de Steiner se expande tanto en el pasado como en el futuro lejano. Steiner postula que en la antigüedad, todos los humanos eran de un solo género. En su opinión, "el reino humano no se dividió en dos géneros hasta la época lemuriana". (1) Anteriormente, "la forma humana se formaba de manera diferente, y ambos sexos estaban de alguna manera contenidos en ella de manera indiferenciada".

 

Steiner explica que el género y su evolución están intrínsecamente entrelazados con el avance espiritual humano. Inicialmente hermafrodita, el desarrollo del género ayudó a los seres humanos a avanzar hacia la individualidad, ya que fueron capaces de experimentar el yo y el otro. En nuestros tiempos actuales, a medida que nos alejamos del marco binario de género, para ver el género humano en un continuo, nos movemos hacia una mayor libertad individual, así como hacia una comprensión de la experiencia humana universal sin género. En el futuro, el género se convertirá en un punto discutible, física, social y espiritualmente: "cuando los seres humanos encuentren lo que trasciende los sexos, entonces este asunto de nuestro tiempo habrá sido resuelto". (2)

 

Género y desarrollo humano

Así como en la visión de Steiner de la evolución humana, los seres humanos hacen la transición de lo no género, a lo género y regresan a lo no género, así también Steiner encuentra este patrón dentro del ciclo de vida de cada humano individual en los tiempos modernos. Los humanos, afirma, no tienen género hasta los siete años. Afirma que "la gente mira a un ser humano durante los primeros siete años como si ya fuera hombre o mujer; desde un punto de vista más elevado, esto es totalmente falso". (3) Hasta este punto, "el niño conserva un carácter humano más general, aún no dividido en sexos".  Luego, con la segunda etapa de siete años de desarrollo, lo humano desarrolla el género. A medida que un individuo llega al final de su ciclo de vida, el género se convierte en una característica menos prominente del cuerpo físico.

 

Trabajo con estudiantes transgénero en la Escuela Waldorf

Los estudiantes transexuales enfrentan un desafío significativo para lograr un estado equilibrado entre sus cuerpos físico, etérico y astral. Sin embargo, además de este desafío intrínseco, muchos estudiantes transexuales también se enfrentan a obstáculos sociales, culturales y políticos. Debido a estos factores, los jóvenes transgéneros representan una población en extremo riesgo. Como se indica en "Safe Is Not Enough: Better Schools for LGBTQ Students" (La seguridad no es suficiente: mejores escuelas para los estudiantes LGBTQ), incluso entre la comunidad LGBTQ, "los estudiantes transexuales son el subgrupo que enfrenta los mayores riesgos físicos, psicológicos y académicos en la escuela... Los estudiantes transexuales son a menudo el último grupo bajo el paraguas de los LGBTQ en que sus necesidades son atendidas adecuadamente por los educadores". (4) Mientras que las estadísticas sobre los adolescentes transgéneros varían, PFLAG NYC proporciona algunas estadísticas confiables sobre los jóvenes LGBTQ: Los adolescentes LGBTQ son 8.5 veces más propensos a reportar un intento de suicidio y 5.9 veces más propensos a reportar depresión; cerca de dos tercios de los estudiantes LGBTQ reportan haber sido acosados durante el último año escolar; los adolescentes LGBTQ están sobrerrepresentados en los hogares de crianza, en los centros de detención juvenil y entre los jóvenes sin hogar; tienen el doble de probabilidades de decir que no planean terminar la escuela secundaria. (5)

 

Algunos de los desafíos sociales, culturales y políticos que enfrentan los jóvenes son fáciles de identificar. Por ejemplo, la legislación que obliga a los estudiantes a utilizar los baños correspondientes a su género biológico asignado al nacer (en lugar de su identidad de género), es un ejemplo directo de la limitación de los derechos de los estudiantes transexuales. Sin embargo, muchos ejemplos son mucho más sutiles. Por ejemplo, en el entorno escolar, los niños pueden ser recibidos con "buenos días niños y niñas", o se les puede pedir que se sienten erguidos en sus pupitres, "como príncipes y princesas". Desde una edad muy temprana, los juguetes, colores, ropa y un sinnúmero de otros artículos que se le presentan a los niños están, en cierta forma, basados en el género. Estos gestos no pretenden ser opresivos ni poco amables! Sin embargo, es precisamente esta suposición automática de un mundo binario de género lo que hace que la experiencia de la disforia de género sea tan alienante. Como punto final, debemos reconocer que cuando hablamos de trabajar con estudiantes transexuales, en realidad nos referimos a trabajar con todos y cada uno de los estudiantes: no es realista asumir que un profesor intuiría qué estudiantes podrían estar luchando con la identidad de género.

 

Teniendo en cuenta estos desafíos y estadísticas, me gustaría plantear la pregunta: ¿Cómo podemos, como educadores, guiar a los niños a través de los grados y prepararlos para la vida como individuos saludables? Al mismo tiempo, como educadores Waldorf, también somos los defensores de la niñez protegida; aun cuando simpatizamos con estos complicados temas y nos esforzamos por atender a los alumnos con reverencia y compasión, ¿cómo podemos evitar despertar e intelectualizar estos temas a una edad demasiado temprana? Por ejemplo, el maestro puede trabajar para ser cada vez más sensible a la diversidad de género y abstenerse de hacer comentarios de género. Sin embargo, abordar la situación demasiado directamente con los niños también podría ser problemático. Por ejemplo, concienciar a un niño pequeño sobre las distinciones de género, pedirle que cuestione, discuta o analice su identidad de género, podría ser muy confuso o aterrador. Si bien la discusión abierta podría ser apropiada en una situación en la que el niño o niña plantee o debata su propia identidad de género, en la mayoría de los casos, nuestro enfoque debe ser un cuidadoso equilibrio entre la aceptación y la protección, entre lo explícito y lo implícito.

 

Indicaciones de Steiner

Tanto más radical fue Rudolf Steiner cuando, al crear la primera escuela Waldorf a partir de las cenizas de la Primera Guerra Mundial, sugirió que las niñas y los niños compartieran las clases durante los 12 ó 13 años de su educación primaria y secundaria. Más radical aún fue su insistencia en que ambos sexos aprendieran las mismas habilidades: Los chicos deberían aprender a tejer y a tejer, las chicas a construir motores y hacer mediciones topográficas. (6)

 

La postura de Steiner con respecto a la educación sexual, que afirma con bastante claridad, es que la sexualidad, específicamente todo lo que tenga que ver con "la lujuria por el poder o el erotismo" (6), no debe ser discutida en las escuelas. Él creía que estos temas "toman su curso bajo la superficie de la vida consciente" y no son temas para el aula. Además, afirma: "Sin embargo, la peor manera posible de tratar [los impulsos sexuales] es hablar mucho de estas cosas, especialmente con los propios niños, y meterles todo tipo de ideas teóricas en sus cabezas". (1)

 

Lo que los educadores deben hacer, afirma Steiner, es despertar en el niño a una edad temprana un sentimiento de belleza. Afirma: "Cuando llevas a los niños a sentir la belleza y la gloria del amanecer y del atardecer, a ser sensibles a la belleza de las flores y a la majestad del trueno y del relámpago, cuando, en definitiva, desarrollas en ellos el sentido estético, estás haciendo mucho más por ellos que si les dieras la educación sexual que ahora se ha convertido en costumbre dar a los niños a una edad temprana y que a menudo se lleva hasta extremos absurdos. El sentimiento de belleza, el acercamiento estético al mundo, son las cosas que restringen el erotismo dentro de sus propios límites". (7)

 

Si aplicamos estas ideas al tema de la identidad de género, encontramos que hay amplios aspectos del mundo natural que pueden ayudarnos a guiar a los niños. Por ejemplo, en los bloques de zoología de cuarto grado, es posible examinar las formas complejas en que el género funciona en el reino animal. Muchos gusanos, por ejemplo, son hermafroditas, mientras que hay una especie de rana en la que el género no está determinado por los genes, sino por el rango de temperatura en el que se desarrolla el huevo. De manera similar, en los bloques de botánica de quinto grado, es posible explorar la miríada de formas en que las plantas se reproducen: algunas plantas tienen miembros masculinos y femeninos, pero otras son asexuales. Tanto en el reino vegetal como en el animal podemos encontrar ejemplos de especies que pasan de un género a otro a lo largo de su vida. Examinar este aspecto del mundo natural, con reverencia, es ciertamente una forma pedagógicamente sólida de abordar la identidad de género.

 

Cuerpo físico, autoestima, integridad

En la introducción de "Trailing Clouds of Glory: Ensayos sobre la sexualidad humana y la educación de la juventud en las escuelas Waldorf" (8), Douglas Gerwin afirma que "en términos del cuerpo físico, la educación sexual es importante para prevenir el embarazo y las enfermedades". Cuando consideramos los tipos de educación necesarios para apoyar la salud física de los estudiantes transexuales, nuestra atención debe centrarse en los hábitos de autocuidado e higiene para contrarrestar el abandono inducido por la disforia. Es decir, debido a que los adolescentes que experimentan la disforia de género pueden sentirse desconectados o incluso repelidos por su propio cuerpo físico, pueden necesitar una instrucción más directa con respecto al cuidado físico y la higiene adecuados. Además, los jóvenes transgéneros son un grupo de riesgo en cuanto a infligirse daño a sí mismos y al abuso de sustancias; educar a los estudiantes sobre los peligros de estos comportamientos también requiere nuestra atención.

 

Gerwin también explica por qué un enfoque Waldorf de la sexualidad humana necesita tener en cuenta el alma o, más coloquialmente, la autoestima. Él hace un argumento completo y convincente explicando que las artes -desde la pintura, el drama, hasta la equitación- son absolutamente las herramientas correctas para lograr la firmeza del alma.

 

Por último, como maestros Waldorf, también debemos esforzarnos por educar al conjunto. Como dice Gerwin, "el propósito de un programa sobre la enseñanza de la sexualidad humana es desarrollar un sentido de totalidad" (8). Las personas transgénero a menudo luchan por sentirse íntegras: sentirse incompletas o malformadas es el tema central que presenta la disforia de género. Traer una imagen de la humanidad como un gran todo, dentro del cual todos representamos una pequeña parte de la experiencia humana completa, puede ser profundamente significativo para el estudiante transgénero.

 

Recursos para trabajar con jóvenes transgéneros

Si bien las indicaciones de Steiner, así como los reflexivos comentarios de los antropólogos contemporáneos, ofrecen un marco para abordar la complejidad del género de una manera pedagógicamente sólida, también hay recursos fuera de la Educación Waldorf que no deben pasarse por alto. Un recurso relevante para los maestros y administradores es el reciente libro, Safe is Not Enough: Better Schools for LGBTQ Students (4). En este libro, el académico y autor de educación Michael Sadowski ofrece muchos recursos prácticos para abordar la cuestión de cómo trabajar con estudiantes transexuales en el ámbito escolar.

 

 

Traducción: Angel Chiok

 

Jack Palmer es profesor de clase en la Escuela Waldorf de Portland. Antes trabajó en la Escuela Waldorf de Kona Pacific en la gran isla de Hawaii. Además de la enseñanza de clases, Jack sirvió en muchos otros roles en Kona Pacific, incluyendo el de Presidente de la Facultad, miembro de la Junta Directiva, y parte del Consejo de Liderazgo. Jack es un nativo de Oregon y obtuvo su BA en Literatura Inglesa de Lewis & Clark College. Recibió dos credenciales de enseñanza, en Louisiana y Hawai, así como su certificado de Formación de Profesores Waldorf de la Universidad de Antioch en New Hampshire. Dato curioso - ¡Jack completó un viaje de 4.000 millas en bicicleta a campo traviesa, desde Portland, Oregon, hasta Portland, Maine!

 

Bibliografía

1. Steiner Rudolf: Geisteswissenschaftliche Menschenkunde, Berlin, GA 107, Rudolf Steiner Verlag, 1988.( Antropología científico-espiritual, GA 107, 19 confs. Berlín 19 Oct. 1908 a 17 Jun. 1909)

2. Steiner, Rudolf: Die Erkenntnis der Seele und des Geistes, Berlin/ München, GA 56, Rudolf Steiner Verlag, 1985. ( El conocimiento del alma y del espíritu,GA 56, 15 confs. Berlín y Munich 10 Oct. 1907 a 15 Mayo 1908) 

3. Steiner, Rudolf: Das Rätsel des Menschen, Dornach, GA 170, Rudolf Steiner Verlag, 1992. ( El enigma del hombre, Dornach, GA 170 15 confs. 29 julio a 3 septiembre de 1916)

4. Sadowski, Michael: Safe is not enough: Better schools for LGBTQ students. Cambridge, MA: Harvard Education Press, 2016.

5. PFLAG NYC. Statistics you should know about gay and transgender students. Retrieved from www.pflagnyc.org/safeschools/statistics. 2016.

6. Steiner, Rudolf: Sexuality, love and partnership: From the perspective of spiritual science. Margaret Jonas (Ed.). London: Rudolf Steiner Press. 2011.

7. Steiner, Rudolf: Menschenerkenntnis und Unterrichtsgestaltung. GA 302, Stuttgart, Rudolf Steiner Verlag, 1986. (El conocimiento del hombre y la estructuración de la enseñanza. GA 302 8 confs. Para los maestros Waldorf, Stuttgart 12 a 19 de junio 1921)

8.  Gerwin, Douglas J. W. (Ed.). Trailing clouds of glory: Essays on human sexuality and the education of youth in Waldorf schools. Chatham, NY: Waldorf Publications at the

Research Institute for Waldorf Education. (2014).

 

Bibliografía complementaria

Boedecker, Anne L. The transgender guidebook. San Bernardino, CA: CreateSpace Independent Publishing Platform.  (2011).

 

Glöckler, Michaela. Sexual union and spiritual communion. In Gerwin, Douglas J. W.

(Ed.). Trailing clouds of glory: Essays on human sexuality and the education of youth

in Waldorf schools. Chatham, NY: Waldorf Publications at the Research Institute for

Waldorf Education. (2014a).

 

Glöckler, Michaela. Sex and destiny: Guideposts on the paths of homosexuality and heterosexuality. In Gerwin, Douglas J. W. (Ed.). Trailing clouds of glory: Essays on human sexuality and the education of youth in Waldorf schools. Chatham, NY: Waldorf Publications at the Research Institute for Waldorf Education. (2014b).

 

Raupach, Sibylle. Implicit, not explicit: Laying the foundations for education of

human sexuality in grades 1-4. In Gerwin, Douglas J. W. (Ed.). Trailing clouds of glory: Essays on human sexuality and the education of youth in Waldorf schools.Chatham, NY: Waldorf Publications at the Research Institute for Waldorf Education. (2014).

 

Russell, Cat. Rudolf Steiner on teaching students about human sexuality. In Gerwin, Douglas J. W. (Ed.). Trailing clouds of glory: Essays on human sexuality and the education of youth in Waldorf schools. Chatham, NY: Waldorf Publications at the Research Institute for Waldorf Education. (2014).

 

Selg, Peter. Unbornness: Human pre-existence and the journey toward birth. Great

Barrington, MA: Steiner Books. (2010).

 

Steiner, Rudolf. Essentials of education. Great Barrington, MA: Anthroposophic Press. (1997).

 

Steiner, Rudolf. Transforming the soul, Vols. I and II. London: Cromwell Press Limited. (2005). 



Al principio

International Early Childhood Conference
mié 10.06.2020 - sáb 13.06.2020
  https://www.goetheanum.org/en/the-dignity-of-the-child   The dignity of the child «I...
Cancelled! Education Innovation Summit
mar 23.06.2020 - vie 26.06.2020
  Dear Colleagues, In light of the impact of COVID 19 on our schools, institutes, and...
Summer Painting Course
mié 01.07.2020 - mar 07.07.2020
  www.rudolf-steiner-malschule.ch/courses/summer-course/   Two Summer CoursesSummer...
International Kolisko Conference
mié 08.07.2020 - dom 12.07.2020
  Rebuilding the Golden Age of Childhood: Striving for Identity through the Challenges of...
RSUC Master Programme
sáb 01.08.2020
  Consider taking a master degree in Waldorf Education  RSUC Master Programme Are...

 

 

Haz tu donación

 

 

 

 

Con el amable apoyo de