Quienes quieran educar a los demás, deben educarse a sí mismos. Quienes quieran influir en los jóvenes, deben mantenerse jóvenes y trabajar incesantemente en sí mismos.

Simon Gfeller, pedagogo y escriptor suizo (1868 - 1943)

Desarrollo personal
innovación, creatividad, imaginación, cambio, mundos espirituales, coraje por la verdad, acción innovadora
Por: Theresa Sayn Wittgenstein Piraccini, noviembre 2017,

Creatividad e innovación: ¡desafía tu pensamiento!


Convertirme en maestra Steiner realmente me ha ayudado a desarrollar mi creatividad e imaginación; sin embargo, nunca había pensado del todo acerca de la «innovación» o de su significado; generalmente utilizaba las palabras creatividad e innovación indistintamente. Como maestra me centraba en desarrollar la imaginación de los niños a través de una forma artística de enseñar y no ha sido hasta hace poco que he pensado de verdad acerca de qué significa realmente la innovación y gradualmente he ido formando mis ideas al respecto.

Todo empezó un día hace unos siete años. Estaba visitando una escuela Waldorf y pregunté qué cosas innovadoras hacían. Un maestro me dijo de forma bastante rotunda: «no innovamos, seguimos las indicaciones de Rudolf Steiner». Me chocó y este fue el principio de mi proceso reflexivo. Creo que esta forma de pensar que en varios sentidos impregna nuestras escuelas puede resultar asfixiante, como dijo Steiner nunca hay que dejar que las cosas se arrancien o se agrien y que hay que saber qué pasa en el mundo. Por eso, seguir solamente las indicaciones pedagógicas de Steiner y no estar abierto a otras ideas, significaría “estar cerrado a explorar nuevas oportunidades, a ver qué otras cosas pueden estar pasando en la educación, o cuáles son las necesidades de los alumnos de hoy y en el futuro.” (1)

 

Por supuesto, podemos y debemos estudiar las indicaciones de Rudolf Steiner e identificarlas con nuestra docencia y las formas de trabajar en el mundo y también en nuestra vida interior. Pero también debemos tener una mentalidad abierta, manteniendo vivos nuestros pensamientos y reflexionando constantemente acerca de lo que hacemos, por qué lo hacemos y cómo podemos crear nuevas ideas, crear un entorno mejor para los niños y, sobretodo, permanecer creativos internamente.

 

Para gozar de poder de imaginación, Steiner quería que tuviésemos relación con el mundo espiritual. Steiner nos dio indicaciones clave al final de su decimocuarta conferencia sobre Los Fundamentos de la Experiencia Humana:

 

«Imbúyase del poder de la imaginación.

Tenga el coraje para la verdad.

Agudice el sentido de la responsabilidad del alma». (1)

 

Hace un par de años me invitaron a escribir un capítulo del libro “Teaching with spirit: new perspectives on Steiner Education in Australia” (2). Elegí el tema «Innovaciones y retos en la Pedagogía Steiner».

 

Tuve que esforzarme: ¿son las escuelas Steiner realmente innovadoras? ¿Qué deferencias hay entre enseñar de forma artística, la creatividad y la innovación, y cómo trabajamos a partir de la filosofía y la pedagogía Steiner a la vez que permanecemos abiertos a las ideas de los demás? Estos pensamientos los desencadenó el comentario del colega que había dicho que «en las escuelas Steiner no innovamos, solo seguimos las indicaciones de Rudolf Steiner».

 

En la Conferencia Internacional de Docentes Waldorf de 2008 también tuve la oportunidad de debatir con muchos maestros sobre la diferencia entre Australia, Europa y el resto del mundo en lo que la implementación de la pedagogía Steiner se refiere. Estaban presentes muchos países y los maestros debatieron acerca de la fuerte influencia europea en el currículo Waldorf y cómo todos se adaptaban a las necesidades de su país, ubicación, influencias religiosas y contextos históricos. Luego reflexioné en torno a lo que L. Burrows y T. Stehlik escribieron en la introducción de su libro:

 

«…es desde luego oportuno empezar a generar en Australia nuestro propio enfoque Steiner desde la base, que surja de nuestro contexto y territorio únicos, que incluya el saber y la práctica local y global». (2)

 

También escribieron:

«…a la luz de las nuevas tecnologías y formas sociales, la globalización, la inclusión, la comunicación de masas y las tendencias mundiales en educación, es oportuno revisar cómo la pedagogía Steiner en Australia ha logrado mantener a lo largo de los últimos cincuenta y cinco años su compromiso con las directrices originales y el impulso de aquella primera escuela y el currículo, a la vez que se ha adaptado y ha reconocido los impulsos y contextos locales y contemporáneos, incluyendo la historia indígena propia y los orígenes multiculturales de nuestra sociedad moderna». (2)

 

Luego me inspiró un libro del líder educativo internacional Yong Zhao que leí hace unos años titulado “World Class Learners” (3); y finalmente el año pasado le escuché en Sídney en una conferencia sobre liderazgo hablando de la importancia del espíritu emprendedor en el siglo XXI y su investigación sobre el tipo de trabajos que serán necesarios en el futuro. Los investigadores creen que puede que los alumnos de parvulario de hoy tengan que crear sus puestos de trabajo o que, cuando sean adultos, ¡tendrán que cambiar de carrera más de 10 veces! Eso significa que precisarán de determinadas cualidades para tener éxito en la economía global del futuro en la que la automatización y la producción de bienes occidentales a gran escala en oriente reducirán el empleo en las economías actualmente prósperas.

 

Yong Zhao afirma:

«Para preparar talentos globales, creativos y emprendedores (…) la pedagogía más deseable es, por supuesto, la que en el contexto de globalización despierta la curiosidad y la creatividad humanas, la que alienta el riesgo y cultiva el espíritu emprendedor». (3)

 

Me pregunto, ¿qué aspectos puede mejorar la pedagogía Steiner para desarrollar de estas cualidades?

 

¿Cómo será la vida en 2018?  El Centre Online ha publicado un vídeo que recomiendo. (4)

 

¿Cómo preparamos a alumnos de parvulario para este mundo en cambio permanente? El cambio jamás había sido tan rápido como lo viene siendo en las décadas recientes, o en la época de Steiner. En cada país, el movimiento pedagógico de Steiner debate continuamente qué cambios curriculares pueden ser necesarios y cómo se puede mejorar constantemente la práctica educativa y la forma de trabajar con los alumnos y los padres. No se trata de cambiar por cambiar, si no de examinar realmente en profundidad, con amplitud de miras, cómo nuestra pedagogía responde a las necesidades del futuro, basándola siempre en el fundamento del despliegue de la conciencia del ser humano.

 

Para ser realmente honesta, creo que desde las escuelas Steiner a veces pecamos de arrogancia cuando pensamos que la nuestra es la única forma de hacer las cosas y nos cerramos ante oportunidades que podrían beneficiar a nuestros alumnos, o nos atenemos dogmáticamente a lo que siempre hemos hecho. Christof Wiechert también se refirió a esto en la conferencia Steiner Education Australia celebrada en Sídney en julio de 2017 y nos animó a reflexionar profundamente acerca de qué hacemos y por qué con el fin de desafiar el statu quo.

 

Pedí dar una charla en una conferencia de pedagogía no-Steiner contemporánea (K-12 Cultural Innovation en 2016). Y me dio pie a pensar. ¿Somos realmente innovadores? La presentación tenía que girar en torno a uno de los temas siguientes:

 

·   ¿Cuáles son algunos de los conceptos nuevos y emergentes que distinguen las ideas tradicionales de enseñanza de las escuelas del futuro?

·    Objetivos sociales de una escuela

·    En contextos cambiantes, ¿se ha producido un cambio en la forma como se administran nuestras escuelas?

·  ¿Cómo podemos impregnar nuestras escuelas de cultura del cambio, la investigación y la innovación en nuestras escuelas de forma que se filtre por todos los niveles de la escuela?

 

Decidí hablar del cuarto tema, la cultura del cambio, la investigación y la innovación esperando que los demás estarían impresionados con lo que hacemos y que pensarían que es creativo o tal vez innovador. Destaqué la innovación en los espacios físicos, nuestros maravillosos entornos de aprendizaje y prácticas docentes esperando que lo encontrasen innovador.

 

Pero para ser sincera, me sentí abrumada por las presentaciones de las conferencias de otras escuelas tanto privadas como públicas. Quedé impresionada por la muestra de creatividad, ya que no solo mostraron creatividad sino también una voluntad real de llevar a cabo ideas radicales, probarlas, revisarla y comprobar si el aprendizaje, el bienestar y la inclusión social del alumno mejoran. Algunas de sus ideas jamás se contemplarían en una escuela Steiner, pero esto no significa que no sean innovaciones que tengan éxito.

 

Terminología

A menudo, los debates sobre innovación resultan difíciles porque no está claro el significado exacto de algunos términos clave. En concreto, hay confusión acerca de la diferencia entre creatividad, innovación e invención.

 

Hay muchas definiciones, pero he aquí algunas:

 

«Creatividad es la capacidad o acto de concebir algo original o inusual».

«Innovación es la implementación de algo nuevo»

«Invención es la creación de algo que no se ha hecho antes y se reconoce como el producto de una visión única.»

 

Si realizan una lluvia de ideas en grupo y fantasean con docenas de nuevas ideas, lo que habrán desplegado es la creatividad, pero no existe innovación sin implementación. Así pues, ¿tendrá que ver la innovación con la voluntad de desarrollo?

 

Alguien tiene que asumir el riesgo y ofrecer algo nuevo para que una idea creativa se convierta en una innovación. ¡Creo que Rudolf Steiner fue un innovador! Casi todos los aspectos de la vida escolar pueden ser objetivo de la innovación.

 

La innovación puede ser incremental o radical. Cada mejora que se hace en productos o servicios se puede considerar innovación incremental. La mayoría de negocios y de directivos son buenos innovando incrementalmente. Ven problemas en el funcionamiento  actual y los solucionan. Sin embargo, la innovación radical implica encontrar formas completamente nuevas de hacer las cosas y por tanto pueden ser arriesgadas o difíciles de implementar.

 

La realidad de la enseñanza hoy día en muchos países de todo el mundo es que cada vez tenemos un marco de conformidad legal, una apelación a seguir siendo creativos e implementar acciones innovadoras para proteger la integridad de la pedagogía Steiner a la vez que rendimos cuentas y somos responsables en el cumplimiento de os requisitos externos.

 

Pero también tenemos que estar dispuestos a cuestionarnos prácticas pasadas y a determinar si es rutina, ritmo o simplemente la forma en que hemos hecho siempre las cosas aquí.

 

¿Son ustedes creativos como docentes? Estoy segura de que todos dirán que lo son. Ahora pensemos… ¿Son ustedes innovadores?

 

¿Cuántos docentes utilizan programas de otro docente? Por supuesto, no es bueno reinventar la rueda, y todos somos personas muy ocupadas, pero piensen en cuándo dieron la mejor clase, o en la mejor historia, en cuándo los niños se sintieron realmente inspirados y se comprometieron o dieron con una manera nueva de hacer las cosas. ¿Fue cuándo utilizaron algo de otro docente o habían trabajado algo por ustedes mismos para crear algo de su propia imaginación y lo implementaron en clase? ¿O ambas cosas a la vez?

 

Principios Antroposóficos

Volviendo a la cita de Steiner, «Imbúyase del poder de la imaginación», también nos pide que recurramos al mundo espiritual para apoyar nuestro trabajo, desarrollando una vida interior rica.

 

Steiner nos proporciona maneras de avanzar hacia delante (¡o en círculos!) en ese camino interior de conocimiento, de trabajo con las jerarquías espirituales. A través de sus conferencias y escritos implora a los docentes como colectivo que trabaje con las fortalezas de los unos y los otros. Steiner dotó a los docentes de la Imaginación del Claustro para recorrer al apoyo del mundo espiritual. Esta imaginación nos da la imagen interior que necesitamos para nuestro trabajo y nos ayuda a entender el Reino Angélico nos une con nuestra Fuerza, un cáliz de Coraje con los arcángeles que se entrelazan y en este cáliz se pone una gota de Luz, de Sabiduría, de Inspiración del Archai.

 

Esto me lleva a mis reflexiones más profundas acerca de qué significa innovación a la luz de la antroposofía.

 

Puede que nos inspiremos y creemos algo nuevo (Luz de Sabiduría) pero también debemos tener el coraje de llevar a cabo una nueva idea, incluso si se considera radical, y no tener miedo a recibir críticas por respuestas dogmáticas y cortas de miras o  atora por la tradición, somnoliento con la tradición y el ritmo. Al recibir esta luz de inspiración, para crear algo nuevo, conformar n¡¡una nueva idea, también debemos tener la fuerza de VOLUNTAD de implementarla, si no puede que estemos somnolientos con la creatividad pero jamás realmente innovadores.

 

Eso es lo que creo que diferencia la creatividad de la innovación. Steiner nos dio un tapiz de comprensión del ser humano y una filosofía que nos puede guía, basta con recrear sus palabras en lo que es significativo para nosotros. Existe una fina línea entre somnolencia artística y creativa y fuerza de voluntad (atreverse a ser algo diferencie, atreverse a intentar nuevas cosas). Correr riesgos y no rehuirlos.

 

Tenemos que ser modelos a seguir para nuestros alumnos por eso siento que es importante ser innovador, buscar nuevas formas de ser los que se arriesgan en el mundo, para conformar la integridad y rendir cuentas.

 

Los docentes Steiner están indignados con los requisitos gubernamentales que hay que cumplir y se quejan de que se ahoga su creatividad. Yo pongo cuestiono este tipo de pensamiento, estoy cansada de escuchar quejas porque este es el mundo en el que vivimos y por lo tanto debemos trabajar en él. Steiner nos dio muchas herramientas para abrirnos camino ante lo que nos plantean nuestros tiempos. Pensemos en el Verso de Micael de Steiner:

 

“Debemos erradicar de nuestra alma.

Todo miedo y terror de lo que puede depararnos el futuro.

Debemos mirar hacia delante con absoluta ecuanimidad lo que pueda venga.

Porque lo que venga se nos ha dado por una dirección universal llena de sabiduría.

Es parte de lo que debemos aprender en esta etapa.

A saber, actuar por pura confianza en la ayuda omnipresente de los mundos.

Verdaderamente, nada tendrá valor si nos falta el coraje.

Disciplinemos nuestra voluntad y busquemos el despertar en nosotros mismos.

Cada día, cada noche.” (5)

 

  • Confíe en los mundos espirituales, y recibirá una gota de la luz que necesita, de inspiración para enseñar de forma artística y creativa con una rica vida interior.
  • Tener coraje por la verdad: ser audaz en su capacidad de hacerse oír y ofrecer algo diferente y estar abierto a las ideas de los demás.
  • Finalmente, ¡disciplina su voluntad, convierta las ideas en acción innovadora, implementa! 

¿Cuántas veces han hecho lluvias de ideas en el claustro, han surgido muchas buenas ideas, se han anotado en la pizarra y luego jamás ocurre nada o quizás solo pequeñas cosas y tal vez un año más tarde vuelven a hacer una lluvia ideas sobre exactamente el mismo tema?

 

«Para conocer de verdad el mundo, mire profundamente en el interior de su propio ser; para conocerse de verdad a si mismo, muestre interés real por el mundo». (6)

 

¡Pero antes de que podamos tener alumnos creativos e innovadores, debemos tener docentes creativos e innovadores! Debemos preparar a los jóvenes para el futuro, para la vida, no solo para un trabajo. Muchas reformas educativas implementadas por políticos de todo el mundo parten de la premisa que la educación sirve para tener un trabajo y que la economía siga funcionando. Pero en las escuelas Steiner vemos a los jóvenes como seres espirituales, que despliegan sus conciencias en fases evolutivas y por eso basamos nuestro enfoque pedagógico en las etapas evolutivas que tan bien describe Steiner.

 

No obstante, les animo a plantearse… ¿estamos estancados? ¿Estamos demasiado centrados en el desarrollo de año en año? Los jóvenes están cambiando, como cambia su mundo. El niño de 1919 no es el niño de 2017. La pedagogía Steiner tiene casi 100 años, por eso debemos observar profundamente nuestros alumnos y responder a sus necesidades en la sociedad contemporánea y sus retos. La conciencia global impacta en los jóvenes en la medida que el mundo les llega a través de pequeños dispositivos digitales. No hay barreras, ya no hay redes de seguridad. Solo pueden apoyarse en ellos mismos por eso debemos encontrar formas innovadoras de crear resiliencia en los jóvenes.

 

Creo que las fases del desarrollo que destacó Steiner son totalmente correctas, uno puede comprobar cómo se van desplegando en el comportamiento y la forma de ser de los niños. Pero sé que mi primera clase fue totalmente diferente de la segunda y que los niños de hoy son diferentes a aquellos, etc. Los padres son diferentes. Sus expectativas son diferentes, sus miedos son mayores.

 

Así que si los niños son diferentes y los padres también, ¿por qué «en general» nos atenemos a lo que siempre hacemos sin un debate real y sin probar ideas innovadoras? Nos empecinamos en las clases por grupos de edad, pese a que las escuelas nuevas, pequeñas tienen que gestionar clases con grupos que abarcan hasta cuatro años. Se les ocurren ideas innovadoras todos los días.

 

Algunas escuelas realmente intentan hacer cosas nuevas. Hay una escuela que realiza la lección principal de los alumnos de secundaria a media mañana puesto que la investigación cerebral de los patronos de sueño de los adolescentes ha concluido que a primera hora de la mañana tienen demasiado sueño para aprender de verdad. Esta misma escuela imparte las clases de matemáticas de secundaria con pizarras repartidas por las paredes y los alumnos se levantan y resuelven problemas matemáticos en grupo. Otra escuela de secundaria imparte las clases principales a última hora y realiza las actividades de «voluntad» por la mañana para despertar a los adolescentes somnolientos.

 

Las escuelas de todo el mundo están empezando a ser «aulas móviles». En primero y segundo, los pupitres y sillas se han sustituido por bancos ligeros movibles y cojines. Estas escuelas están implementando procesos de revisión para determinar los posibles beneficios de estas innovaciones. Les aplaudo por intentar algo en contra de la «norma Steiner».

 

Tan solo cuento con algunas historias innovadoras. Estoy segura de que hay más pero no sabemos de ellas. A veces es porque las personas piensan que están haciendo algo que «no es Steiner» y lo esconden por miedo a que los dogmáticos les etiqueten.

 

Resulta emocionante que todos los días se produzca creatividad (nuestras fuerzas del corazón) de modo que tenemos muchas oportunidades de ser innovadores, solo debemos aprovechar nuestra voluntad para hacer que pase, luego reflexionar (pensamiento) si funciona o no. Los docentes deben tomar decisiones evaluativas a diario, que luego impactan en los estudiantes, en las cualidades que valoran y en cómo ellos se perciben como alumnos. Esta es una responsabilidad del alma, del alma de la vida de cada niño al que atienden.

 

Así que vuelvo a las últimas palabras de Steiner al final del Estudio del Hombre:

 

«Imbúyase del poder de la imaginación.

Tenga el coraje para la verdad.

Agudice el sentido de la responsabilidad del alma». (1)

 

Finalmente, los estados de la OCDE afirman que actualmente el objetivo general de la educación es la adaptabilidad. «La capacidad de aplicar de forma flexible y creativa las habilidades y el conocimiento adquiridos de manera significativamente en soluciones diferentes.» (7)

 

¿Somos demasiado rutinarios? ¿Demasiado cadenciosos? ¿Nos centramos demasiado en los dibujos bonitos de la pizarra reproducidos en bonitos libros de texto? ¿Se nos verá como escuelas ancladas en el modelo de la revolución industrial con pupitres de madera, pizarras y niños en hileras, o se nos verá como lideres en el ámbito educativo, contemporáneos y fomentando las cualidades que los jóvenes necesitarán en el futuro?

 

Tenemos la oportunidad de ser líderes en pedagogía puesto que muchos educadores hoy hablan de cosas que nosotros venimos haciendo desde hace años a saber, la educación moral, ética y artística, y en el hecho de centrarnos en el niño en su conjunto, equilibrando lo físico, con lo social, lo emocional, lo intelectual y lo espiritual. Para ello debemos llevar la delantera, ser algo atrevidos, innovadores y adaptativos al mundo cambiante. ¿Cómo será y qué significará para los docentes en su día a día?

 

Theresa Sayn Wittgenstein Piraccini ha sido maestra, jefa educativa y CEO de Steiner Education Australia. Ha sido miembro del Foro para la Pedagogía Steiner/Waldorf  y actualmente es Directora de la Michael Park School, una escuela Steiner de Auckland, Nueva Zelanda.

 

Traducido por Mercè Amat

 

Bibliografía

(1) Steiner, R. El Estudio del Hombre como base de la Pedagogía: S-3801. 21 de agosto de 1919. GA 293. (Steiner, Rudolf: Die Allgemeine Menschenkunde. GA 293. Stuttgart, 1919)

(2)   Burrows, L. and Stehlik, T. 2014. Teaching with Spirit: New Perspectives on Steiner Education in Australia. I B Publications Pty, Limited. NSW Australia.

(3) Zhao, Yong. 2012. World Class Learners: Educating Creative and Entrepreneurial Students. SAGE Publications Ltd. London, United Kingdom.

(4)   The Centre online, 29.12.2014, https://www.youtube.com/watch?v=QpEFjWbXog0

(5)   Steiner. R. 2004. Steiner Verses and Meditations. Rudolf Steiner Press (Steiner, Rudolf: Erkenntnis und Unsterblichkeit, Öffentlicher Vortrag, Bremen, 27.11.1910)

(6)   Lucas. B., Claxton, G., Spencer, E. 2013. Expansive Education: Teaching learners for the real world. ACER press. Australia.

(7)   Steiner, Rudolf: Westliche und östliche Weltgegensätzlichkeit. 5. Vortrag, Wien, 5.6.1922. 



Al principio

YEP! young eurythmy performance
vie 15.09.2017 - jue 15.03.2018
School’s over and Life can begin – what now?    yep! stands for Young Eurythmy...
Conferencias Regionales sobre la importancia del sueño
dom 01.10.2017 - sáb 31.03.2018
  Una invitación a colaborar   El IASWECE Birth to Three Working Group está preparando...
WECAN Early Childhood February Conferences 2018
vie 09.02.2018 - dom 11.02.2018
The Development of Speech and the Human EncounterFebruary 9-11, Spring Valley, NYFebruary 16-19,...
The Future of Education, Healing Arts and Health Care
sáb 17.02.2018 - mar 20.02.2018
Truth, Beauty and Goodness: The Future of Education, Healing Arts and Health...
International Training Weeks
lun 12.03.2018 - jue 29.03.2018
  High School Education at Steiner Waldorf Schools 1st WEEK | 12 – 16 MARCH 2018...

 

 

Haz tu donación

 

 

 

Registrarse al boletín

Con el amable apoyo de