Quienes quieran educar a los demás, deben educarse a sí mismos. Quienes quieran influir en los jóvenes, deben mantenerse jóvenes y trabajar incesantemente en sí mismos.

Simon Gfeller, pedagogo y escriptor suizo (1868 - 1943)

Docencia
celebraciones anuales, reestructuración, diálogo escolar, tradición, cultura, naturaleza
Por: Vera Hoffmann, mayo 2017, resultados de la investigación de una tesis de máster en el Rudolf Steiner University College (RSUC) de Oslo, Noruega, Marzo de 2016

Posibilidades para crear nuevas celebraciones Waldorf


Para concluir su investigación en torno a la creación de nuevas celebraciones en Kusi Kawsay (Perú) y en la Escuela Waldorf de Nairobi (Kenia), la autora, Vera Hoffmann, resume en esta cuarta parte los motivos y procesos correspondientes para que puedan servir de estímulo para otras escuelas con cuestiones similares. En cada caso las condiciones locales fueron determinantes, los principios fundamentales también se podrían aplicar en escuelas que se hallen en otras circunstancias.

En principio, podemos decir que el proceso de reestructuración de las celebraciones Waldorf o la adaptación de las mismas a las circunstancias locales precisa de un dispuesto a desprenderse y a liberarse de las tradiciones europeas Waldorf.

 

Al repasar la bibliografía, he encontrado una tesis de máster de Suráfrica para la que la antropóloga Elizabeth Majoros (1) estudió el diseño de las celebraciones de la Escuela Waldorf de Ciudad el Cabo (Suráfrica) en 2009. En aquel entonces, el claustro de la escuela inició un debate abierto sobre el diseño de cada celebración anual.

 

La forma, una vez encontrada, no se repitió, pero al año siguiente se volvió a producir un nuevo diálogo de búsqueda. Esta actitud dialógica, que probablemente sea la base para crear celebraciones que se presenta a continuación, requiere un intercambio con las circunstancias locales, escuchar y responder una y otra vez, tal vez durante largos periodos de tiempo. Conlleva tiempo y paciencia, pero de esta “conversación” abierta con el entorno respectivo pueden surgir nuevas formas. En resumen, los procesos de Kusi Kawsay y la Escuela Waldorf Nairobi revelan tres posibles formas de creación de nuevas celebraciones anuales.

 

La senda tradicional como senda hacia la conciencia moderna

Las celebraciones de Kusi Kawsay no son realmente nuevas. Parten de las tradiciones locales ancestrales que, sin embargo, los fundadores de la escuela salvaron del olvido a través de una búsqueda apasionada y un amoroso diálogo con los ancianos de su cultura. Se basan en la naturaleza arcaica de los Andes que guardan una conexión directa con la naturaleza de los alrededores y sus seres invisibles.

 

Los seres humanos modernos pueden establecer esta conexión solo a partir de un proceso consciente y empático de observación de la naturaleza. Los fundadores de la escuela querían animar a los jóvenes indígenas, cuya cultura es aun marginada y desdeñada, a desarrollar una sana consciencia de si mismos. En este sentido, resulta de gran ayuda recuperar y revivir las tradiciones ancestrales.

 

A través de la observación de la naturaleza, se orienta a los niños y a los jóvenes para que se fijen en “lo que realmente ES”. Se espera que les ayude a superar cualquier prejuicio y, en última instancia, a desarrollar un pensamiento contemporáneo, independiente como camino hacia la libertad interior.

 

Senda cultural

Para crear la celebración anual más importante de la Escuela Waldorf de Nairobi se produjeron muchas conversaciones en la comunidad escolar. Los padres, miembros de cuatro de las principales religiones del mundo) inspiraron al claustro en la búsqueda de un motivo de celebración común, con el que todos, incluso los padres ateos, se pudieran identificar. Así es como nació la Fiesta de la Luz. Se escogieron motivos humanos generales frente a las celebraciones anuales Waldorf de índole cristiana como base para las demás fiestas de la Escuela Waldorf de Nairobi. Se transformaron los motivos y se situaron en un contexto más amplio a través de una celebración de modo que la conexión directa con el celebración cristiana pasó a un segundo plano.

 

Los motivos humanos universales son, por ejemplo, renunciar y compartir, o dar y el coraje. Los niños y los adolescentes pueden conectar con estos motivos y les pueden ayudar a ir cada año un poco más allá, independientemente de sus padres y de sus creencias religiosas.

 

La senda natural  

El claustro de los dos parvularios de la Escuela Waldorf de Nairobi eligió una senda distinta. A lo largo de dos años, se realizó una observación objetiva y detallada de los fenómenos de la naturaleza y se documentó de forma individual. Cada semana, en una conferencia, se compartían y discutían las observaciones. Tras este largo periodo de observación no sesgada, la cuestión que se debatió fue qué motivos eran especialmente característicos de cada estación. Así pues, los motivos encontrados se seleccionaron como base para las celebraciones anuales del parvulario. La Fiesta del Arcoíris, por ejemplo, se creó siguiendo este método. Así, los niños pueden conectar directamente las celebraciones con su entorno.

 

La actitud dialógica

En las escuelas que estudié, observé una actitud del claustro de diálogo abierto a tres niveles: las tradiciones locales, las condiciones culturales y los fenómenos estacionales de la naturaleza respectivamente. Los procesos presentados aquí no son la única opción para crear fiestas orientadas a lo local en las escuelas Waldorf.

 

Me gustaría continuar debatiendo todas estas cuestiones en el foro.

 

Traducído por Mercè Amat

 

Vera Hoffmann hace 25 años que es maestra. Actualmente trabaja en Suiza. Durante siete años fue la directora en España de una pequeña escuela Waldorf y multicultural. En este periodo, la escuela dejó las raíces centroeuropeas y pasó a ser una escuela castellanohablante. Vera está especialmente interesada en los cambios en el seno del movimiento Waldorf internacional. Es una entusiasta de cuanto acontece entorno al escrutinio de las tradiciones y hábitos, orientados hacia las necesidades contemporáneas y las circunstancias locales y que exploran nuevos métodos pedagógicos Waldorf. Actualmente, en su clase hay familias de doce nacionalidades distintas, cuatro continentes y tres religiones del mundo. Vera intenta trasladar, a pequeña escala, ese interés a su clase.

 

Referencias

(1) Majoros, Elizabeth M.: Co-Creating at the Threshold: A Dialogical Approach to Festival Planning At a Cape Town Waldorf School, Master Thesis in Social Anthropology, Faculty of the Humanities, University of Cape Town, 2009.



Al principio

YEP! young eurythmy performance
vie 15.09.2017 - jue 15.03.2018
School’s over and Life can begin – what now?    yep! stands for Young Eurythmy...
WOW-Day
vie 29.09.2017 - mié 29.11.2017
  Día WOW, el día Waldorf "Un Solo Mundo"   ¡Para alumnos y...
Conferencias Regionales sobre la importancia del sueño
dom 01.10.2017 - sáb 31.03.2018
  Una invitación a colaborar   El IASWECE Birth to Three Working Group está preparando...
English Week 2017
dom 12.11.2017 - vie 17.11.2017
For more information write to: Doris Schlott, englishweek(at)t-online.de Information &...
LLLWeek
lun 20.11.2017 - vie 24.11.2017
The LLLWeek aims to raise awareness on lifelong learning’s capacity to answer many challenges of...

 

 

Haz tu donación

 

 

 

Registrarse al boletín

Con el amable apoyo de