Quienes quieran educar a los demás, deben educarse a sí mismos. Quienes quieran influir en los jóvenes, deben mantenerse jóvenes y trabajar incesantemente en sí mismos.

Simon Gfeller, pedagogo y escriptor suizo (1868 - 1943)

Fundamentos
Primeros años, sentido, movimiento, voluntad, imitación, juego, entorno
Por: Heinz Zimmermann, enero 2001,

La educación antes de la segunda dentición


En los primeros años de vida el niño aprende a través del movimiento y la actividad sensorial a conformar y usar su propio cuerpo. Su voluntad de aprendizaje que trae del mundo prenatal se expresa como impulso incontenible a la actividad y el movimiento. Toda impresión sensorial actúa sobre la motricidad.

A la combinación de experiencia sensorial y actividad volitiva la llamamos imitación. En esta etapa, aprender significa percibir el nuevo mundo con los sentidos y elaborar lo percibido, imitándolo en el propio juego. Tal como ha quedado reiteradamente demostrado gracias a las más recientes investigaciones del cerebro, esa actividad tiene un efecto inmediato sobre la formación corporal. La función de los órganos sensoriales, y con ella la maduración del cerebro, recién se desarrolla bajo la influencia de las impresiones sensoriales (Herman Haken, Maria Haken-Krell, “Erfolgsgeheimnisse der Wahrnehmung” – “Secretos del éxito de la percepción” – Berlín 1994). En 1907 Rudolf Steiner formuló esta noción en los siguientes términos: “Así como los músculos de la mano se fortalecen realizando trabajos que les son afines, del mismo modo el cerebro y los demás órganos del cuerpo físico del ser humano se desarrollan correctamente, si del entorno reciben las impresiones adecuadas” (“La educación del niño a la luz de la antroposofía”).

Las preguntas que se derivan de ello son: ¿Cómo se le puede crear al niño un entorno en el cual pueda percibir ese tipo de experiencias sensoriales primarias? ¿Qué es lo que se le presenta como digno de ser imitado? Debido a la gran dependencia del niño de su entorno sensorial y humano, el educador tiene ante todo una función de protección y de ejemplo. Lo naturalmente simple y primigenio, también en materia de juguetes, es considerablemente más apto para estimular la propia actividad de la fantasía que un entorno técnicamente perfecto.

 

 

Publicado originalmente en:

Waldorf-Pädagogik weltweit
© Copyright 2001 by Freunde der Erziehungskunst Rudolf Steiners e. V.



Al principio

YEP! young eurythmy performance
vie 15.09.2017 - jue 15.03.2018
School’s over and Life can begin – what now?    yep! stands for Young Eurythmy...
Conferencias Regionales sobre la importancia del sueño
dom 01.10.2017 - sáb 31.03.2018
  Una invitación a colaborar   El IASWECE Birth to Three Working Group está preparando...
WECAN Early Childhood February Conferences 2018
vie 09.02.2018 - dom 11.02.2018
The Development of Speech and the Human EncounterFebruary 9-11, Spring Valley, NYFebruary 16-19,...
The Future of Education, Healing Arts and Health Care
sáb 17.02.2018 - mar 20.02.2018
Truth, Beauty and Goodness: The Future of Education, Healing Arts and Health...
International Training Weeks
lun 12.03.2018 - jue 29.03.2018
  High School Education at Steiner Waldorf Schools 1st WEEK | 12 – 16 MARCH 2018...

 

 

Haz tu donación

 

 

 

Registrarse al boletín

Con el amable apoyo de